Cuento de terror El crujir de la madera

Cuento de terror El crujir de la madera

Baltasar era un niño al que le gustaba ir al sótano de su casa a esconderse y así pasar el rato jugando con sus hermanos.

Como el depósito estaba lleno de cajas y muebles, era muy sencillo ocultarse detrás de alguno de ellos. Otra de las cosas que hacía era permanecer callado por largos periodos de tiempo para que luego de que pasara alguien junto de él, salía de entre las sombras con el fin de darle un buen susto a su “víctima”.

Un día lluvioso de septiembre bajó las escaleras y con la luz de una linterna alumbró una zona que estaba repleta de trebejos para esconderse hasta que sus fraternos empezaran a buscarle.

Sin embargo, como ese día los otros miembros de la familia habían salido a ver una exposición de obras de arte relacionada con cuentos de terror famosos, ellos no llegarían hasta la noche.

Mirando los objetos del sótano, Baltasar encontró una caja en donde estaban sus viejos luchadores de juguete.

– ¡Genial! Creí que papá los había tirado cuando me castigó la vez que rompí el florero de la abuela.

Trató de sacar las figuras de acción, pero el recipiente de madera estaba debajo de otros, por lo que tuvo que empujar el resto de cajas hacia un lado, tratando de que no se fueran a caer, para luego sacar los muñecos lentamente.

No obstante, se escuchó como una de las cajas superiores comenzó a crujir y de pronto toda una pila de cosas pesadas cayó encima del niño.

Baltasar gemía del dolor, pero luego sus sollozos se convirtieron en alaridos al ver que su rostro estaba lleno de sangre. Baltasar murió poco después y su cuerpo quedó embebido en sangre y trozos de masa encefálica. Una de las más escalofriantes historias de terror que he escuchado en mis casi tres décadas de vida.

Comments are closed.